Coaching 4 ResultsCoaching 4 Results

De objetivo a realidad: cómo construir un plan de acción y alcanzar los objetivos

03 Sep, 2018

By Coaching 4 Results

Septiembre, enero, y a veces junio, son momentos del año en que muchas personas se proponen hacer cambios y alcanzar los objetivos que anhelan desde hace tiempo. Pero para ello es muy importante elaborar un proceso efectivo que nos ayude a conseguirlo.

Muchos de los objetivos que nos proponemos, ya sean con la intención de desarrollar algo nuevo o bien por necesidad, se nos proponen como un reto difícil. Pero, en realidad, conseguirlos es un proceso, una técnica, que se puede aprender. Hablamos de la elaboración y ejecución de un plan de acción efectivo.

Los ingredientes de un buen plan de acción

Lo que separa un objetivo de la realidad es una combinación de reflexión, análisis y previsión. Una combinación de elementos que hará que, una vez elaborado un plan de acción, dispongamos de mucha información muy valiosa para conseguir el objetivo.

Estos son los ingredientes de un plan de acción:

  • El objetivo que se quiere conseguir: específico, medible, alcanzable, realista y situado en el tiempo.
  • Los beneficios o ventajas que se obtendrán consiguiendo este objetivo, así como las posibles pérdidas o desventajas si no lo consiguieras.
  • Las acciones necesarias o pasos para conseguir el objetivo. Quizás sea la parte más importante del plan.
  • El tiempo total y el de los diferentes hitos u objetivos intermedios que permitan un seguimiento del plan y la evaluación del cumplimiento del mismo.
  • Las posibles dificultades que se pueden encontrar en el camino, para poder anticipar las acciones correctivas necesarias o incluso la puesta en marcha de un plan B.
  • Los recursos personales, económicos, físicos, intelectuales, etc. necesarios para poner en práctica cada una de las acciones.

Cómo elaborar el plan de acción

Para una mayor efectividad del plan, se recomienda que este cumpla una serie de características:

  • Que el plan de acción esté por escrito y bien estructurado y documentado.
  • Que sea motivador y que sus acciones estén expresadas en positivo (tareas a realizar en lugar de tareas a evitar).
  • Que las acciones sean ejecutables y/o controlables por uno mismo o por el equipo que lo elabora y no dependa de otros o de circunstancias externas.

La ejecución del plan de acción

Una vez elaborado el plan, su éxito depende además del esfuerzo, dedicación y una cierta actitud. A la hora de pasar a la acción, se requiere:

  • Flexibilidad, para realizar los cambios necesarios en la estrategia y ejecución, según se plantean nuevos retos inesperados.
  • Determinación, para superar los distintos obstáculos que se encuentren durante la puesta en marcha del plan.
  • Proactividad, para centrarse en lo que uno puede cambiar, asumiendo total responsabilidad de las acciones propias.
  • Actitud positiva, para disfrutar y aprender durante el proceso, aprovechando las nuevas oportunidades que se presenten en el camino.
  • Espíritu de colaboración, para hacer buen uso de la ayuda que nos ofrezcan otras personas y para conseguir sinergias.

Llegamos a la conclusión de que la elaboración y ejecución de un plan de acción para conseguir un objetivo no es tarea fácil. Sin embargo, con una serie de consideraciones prácticas, una estructura y cierta actitud, esta herramienta puede ser de gran utilidad para conseguir un objetivo tanto profesional como personal.

Artículo escrito por José Miguel Moreiro – Director de Coaching 4 Results

 

Si quieres estar al día de lo último en liderazgo y gestión de equipos, te invitamos a conectar con nosotros a través de Twitter y LinkedIn.

Coaching 4 Results
About Coaching 4 Results
WordPress Image Lightbox
A %d blogueros les gusta esto: