Coaching 4 ResultsCoaching 4 Results

Liderazgo en momentos de incertidumbre: ¿Cómo coordinar virtualmente a tu equipo?

02 Abr, 2020

By Coaching 4 Results

La situación actual de crisis que vivimos ha provocado que empresas, donde el presencialismo laboral reinaba, hayan tenido que implantar, en tiempo récord y sin planificación previa, un sistema de trabajo en el que no había experiencia previa o ésta era muy parcial.

En esta situación tan excepcional, 100% teletrabajo y además situación de cambio continuo, muchos managers y responsables de equipo con los que trabajamos están preocupados sobre el modo de coordinar y mantener enfocado a su equipo y se plantean las siguientes dudas:

  • ¿Cómo ayudar al equipo a mantenerse enfocado en estos momentos tan excepcionales?
  • ¿Cómo hacer seguimiento? Y, más importante, si cabe, ¿cómo evitar que este seguimiento sea percibido como una fiscalización o falta de confianza?
  • ¿Qué hacer para ayudar a aquellos colaboradores con más dificultades para gestionar su día a día?
  • ¿Cómo coordinar al equipo, manteniendo su cohesión y productividad?
  • ¿Qué sistemas de trabajo implementar?

Si bien la situación de teletrabajo que vivimos se está produciendo en circunstancias muy excepcionales con componentes difíciles de gestionar emocionalmente, en este artículo te damos algunas pautas que pueden ser de utilidad para coordinar a tu equipo y ayudarle a estar enfocado en su trabajo.

1. Ajusta y clarifica responsabilidades y objetivos

En un equipo virtual es necesario clarificar con mucha precisión las responsabilidades y objetivos del equipo en su conjunto y de cada miembro en particular, en tanto la comunicación es menor que con un equipo tradicional.

Por ello, hay que garantizar que todo el mundo conoce claramente sus responsabilidades y límites de trabajo con el fin de evitar duplicidades y tareas que quedan en “tierra de nadie”, dos de los principales enemigos de la productividad en equipos que trabajan virtualmente. Asimismo, como actualmente estamos viviendo en un entorno altamente cambiante, necesitas revisar regularmente las funciones y responsabilidades con el fin de ir ajustándolas a las necesidades de cada momento.

Además, es necesario ajustar los objetivos previamente acordados a la nueva situación excepcional.

2. Aprovecha las aplicaciones disponibles para colaborar y trabajar en equipo

Para coordinar de una manera efectiva a tu equipo es muy recomendable utilizar herramientas colaborativas propias de la gestión de proyectos como, por ejemplo, Trello, Jira o Asana. Estas herramientas permiten gestionar tareas y proyectos:

Incrementan la transparencia en el equipo, pues todos tendréis una visión clara de las tareas de cada persona del equipo (incluso de otros equipos en proyectos compartidos): cuáles ha realizado, cuáles está realizando y cuáles están pendientes de realizar, así como de los plazos de entrega a los que se comprometen y cualquier otro aspecto que se acuerde describir.

Facilitan la autogestión de cada persona, que debe detallar las tareas a las que se compromete: descripción, plazos, documentos, entregables…

Incrementan el compromiso del equipo, pues todo el mundo conoce lo que debe hacer cada miembro y cuándo lo hace.

Mejoran la coordinación con otros equipos de la organización con los que se comparten proyectos.

3. Incrementa la frecuencia y calidad de la comunicación con el equipo

En estos momentos, más que nunca, ser eficaz en la comunicación con tu equipo y el resto de la organización va a ser crucial para una coordinación efectiva, así como para mantener el foco, la motivación y el compromiso, tal y como comentamos en nuestro artículo: “Comunicación en tiempos de cambio: ¿Cómo comunicar eficazmente con tu equipo virtual?”.

4. Evita la sobrecarga de información

Si bien la comunicación es esencial para mantener a los equipos virtuales enfocados es muy sencillo caer en la sobrecarga de información, pues existen múltiples canales a través de los cuáles comunicarse. Además, existe la creencia de que por incluir a las personas en todas las comunicaciones estarán mejor informadas, cuando en realidad lo que provoca es que las personas dedicarán gran parte de su tiempo a revisar comunicaciones que no son realmente esenciales para su trabajo, con la consiguiente sensación de pérdida de tiempo y desmotivación.

Por ello, es importante acordar quién debe recibir qué tipo de mensaje y a través de qué canal. Recuerda que, si implantas aplicaciones para la coordinación del trabajo, reducirás considerablemente la sobrecarga de información (muchas veces traducida en demasiados mails diarios).

5. Apoya estrechamente a las personas que más lo necesitan

Es necesario que evalúes la habilidad de autogestión (organización, planificación, disciplina, constancia, gestión emocional …) de cada una de las personas de tu equipo y apoyes de una manera más individual a aquellas que más lo necesitan.

Existen muchas maneras de ayudar a mejorar la organización. Por ejemplo, puede ser útil que compartan contigo, y el resto del equipo, a través de alguna aplicación, sus tareas diarias. Una buena opción para ayudarles a ser constantes es que os envíen un e-mail al final del día detallando qué han hecho, los objetivos y/o tareas que se marcan para el día siguiente y las dificultades que anticipan. Este e-mail no les debe ocupar más de 5 minutos del final de su jornada.

6. Acuerda cómo hacer el seguimiento del trabajo

Una buena manera de mantener el foco y el ritmo de trabajo es haciendo seguimiento del trabajo realizado. Acuerda con tu equipo cómo vais a evaluar los resultados que se están consiguiendo. Una opción es consensuar con ellos indicadores de éxito que os muestren el nivel de avance en el desempeño de unas determinadas tareas o proyectos. Por ejemplo, si eres el responsable de un centro de atención al cliente, ¿cuántas reclamaciones se han contestado de manera satisfactoria?

7. Reconoce periódicamente los esfuerzos de tu equipo

El reconocimiento (la felicitación) individual y al equipo genera cohesión y compromiso, ingredientes básicos para poder estar enfocados en el trabajo. Reconoce periódicamente los esfuerzos que tu equipo está haciendo en este momento tan excepcional que estamos viviendo.

8. Empieza por ti: practica una buena autogestión

Y, finalmente, y no por eso menos importante, para poder gestionar a tu equipo, antes debes gestionarte a ti mismo. En palabras de Dee Hock, fundador de VISA International, “la responsabilidad más importante de cualquiera que intente dirigir lo que sea, es gestionarse a sí mismo como persona”. Si quieres conocer las pautas para conseguirlo, te invitamos a leer nuestro artículo: “Liderazgo en tiempos de incertidumbre: Autoliderazgo para una gestión eficaz”. Actualmente, tu liderazgo para organizar y coordinar el equipo son clave para afrontar de manera ágil y flexible tanto el presente, como la vuelta a una nueva “normalidad”.

Coaching 4 Results
About Coaching 4 Results
WordPress Image Lightbox
A %d blogueros les gusta esto: